EL JARDÍN DEL EDÉN DE MAURICIO

exclusive_magazine_mauricio_02

Heredera de al menos cuatro tradiciones distintas, la gente en mauricio disfruta de una tierra generosa que le ofrece alimentos de toda clase con los que luego ensaya una gastronomía rica y variada

Para los viajeros que aman los olores de las especias y de las hierbas frescas, los colores y esas formas rocambolescas de muchas frutas y verduras de Mauricio, recorrer cualquiera de sus mercados es un regalo para los sentidos. Unos mercados que están por lo general a cubierto para guarecerse de las lluvias torrenciales, así que cuando uno entra desde la luz brillante del exterior a la luz más tenue de estos recintos cerrados, primero le asaltan por sorpresa los olores de las hierbas y de las verduras frescas, el aroma de las especias, y luego, la algarabía general que reina en el recinto, Los vendedores, de tres a cuatro en cada puesto, van gritando las cualidades de sus productos para animar a comprar a un gentío de los más variopinto. El aire huele a coriandro y a canela, a vainilla y a mango, a jengibre y a plátano. Al lado de enormes trozos calabaza pálida se apilan las “manzanas del amor” —sin duda una manera muy propia de llamar a los tomates—, las guindillas rojas o verdes que enaltece el sabor de cualquier plato, los manojos de verduras irreconocibles y las piñas pequeñitas y perfumadas. En medio del griterío las mujeres acumulan en sus bolsas verduras, frutas, hierbas frescas, luego cada una volverá a su casa con esa abundancia de ingredientes y decidirá cocinarlos quizás a la usanza de la India y entonces hará curry de verdura o de pescado que luego acompañara con arroz y con achards, un condimento de frutas y verduras macerados en vinagre, o a veces también con limas marinadas. O tal vez cocinará todo en el wok y lo aderezará como suelen hacer en Oriente. En otras casas, quizás prefieren darle ese toque del inequívoco legado francés. Lo sorprendente es que sólo un extranjero relacionará estos guisos con los de otros países, ya que para los Mauricianos, ésta es su gastronomía sin más: la suma deliciosa de cada una de las formas de guisar de los que aquí han llegado con el paso de los siglos.



No hay comentarios

Añadir más