JOYA NATURAL DE BRASIL

Twin Brothers,Fernando de Noronha

Fernando de Noronha, un fragmento de Brasil emerge en pleno Océano Atlántico. Fernando de Noronha, una isla de formación volcánica que atesora entre sus playas y palmeras una de las mayores reservas de vida submarina de todo el Atlántico sur. La isla, declarada Parque Natural, es un paraíso abierto a todos aquellos que disfrutan con el mar y la naturaleza.

Una magnífica puesta de sol, con el Morro Dos Irmaos recortándose a lo lejos, despide los días en Fernando de Noronha. Días maravillosos jalonados de tranquilos paseos entre edificios coloniales, correspondiendo a la generosa y exuberante simpatía de sus habitantes, disfrutando de las aguas cristalinas que bañan las numerosas playas de la isla…
El mar que rodea el archipiélago, de formación volcánica, tiene sus aguas turquesas y verde esmeralda. El fondo marino acoge en este lugar privilegiado numerosos arrecifes de coral, hábitat de una gran número de especies marinas que sólo aquí pueden verse. El archipiélago toma su nombre de la isla principal, una lengua de tierra que se extiende ocho kilómetros y medio (y abarca unos tres kilómetros de ancho). La isla está a su vez rodeada por veinte islotes, una mayor parte de los cuales apenas sobresale unos metros del mar. Cerca de 1.200 personas tienen el privilegio de vivir en ella.
La historia de Fernando de Noronha es tan accidentada como su peculiar relieve. Descubierta según se cree, alrededor de 1500 por el navegante luso Gaspar de Lemos, la isla fue sucesivamente ocupada por portugueses, ingleses, franceses, neerlandeses y por portugueses de nuevo. Todos ellos le dieron nombres distintos: Pavônia, Îlle Dauphine, Queresma… Bajo el mandato neerlandés, la isla acogió a soldados afectados de escorbuto y disentería, dos enfermedades que hicieron estragos entre las expediciones al Nuevo Mundo. Durante un tiempo la isla figuró en las cartas de navegación bajo el nombre de Isla de Sâo Joào (Isla de San Juan). Finalmente, en 1737, los portugueses se hicieron de nuevo con el control definitivo de la isla. Ésta pasó entonces a llamarse Fernando de Noronha, en honor al armador portugués Fernâo de Loronha. Los portugueses fortificaron la isla para prevenir nuevas invasiones.
Una de aquellas construcciones, el Forte de Nossa Senhora dos Remedios, levantada ahí donde antes hubo un fuerte neerlandés, todavía permanece en pie. De aquella misma época data la iglesia, llamada igual que el fuerte, con la que los portugueses quisieron celebrar el restablecimiento de su soberanía sobre la isla. Sin embargo, una vez reconquistada, Fernando de Noronha acogió un presidio, al que eran deportados presos comunes. Este hecho supuso, además, un grave impacto ecológico sobre el ecosistema de la isla, en la medida en que ésta sufrió una repentina y agresiva población de personas y animales. El presidio se mantuvo en la isla hasta adentrado el siglo XX.
En 1832 Fernando de Noronha recibió la ilustre visita del naturalista británico Charles Darwin, quien entonces realizaba un viaje alrededor del mundo. Fue precisamente en el transcurso de ese viaje cuando Darwin pudo recolectar toda la información a partir de la cual elaboró más tarde su célebre teoría acerca del origen de las especies. En Noronha, Darwin recogió datos de inestimable valor sobre zoología y geología. La visita de Darwin constituye, además, una anécdota que en la isla gusta de recordar, pues entronca por su dimensión ecológica con la creación, en 1988, del Parque Nacional Marino de Fernando de Noronha. Dicho parque nace con el fin de proteger la extraordinaria vida submarina que rodea el archipiélago. La riqueza subacuática del archipiélago hacede Noronha uno los mejores lugares del mundo para la práctica del submarinismo. Es común la visión de tortugas verdes (Chelonia mydas), delfines rotadores (Stenella longirostris), rayas-manta (Manta birostris), rayas-manteiga (Dasyatis americana), varias clases de tiburones, barracudas y, naturalmente, cientos de otras especies marinas. A su vez, las zonas emergídas del Parque albergan algunas especies animales endémicas (es decir, únicas en el mundo), como la lagartija mabuia y la serpiente cobra de dos cabezas. Sin embargo, el ecosistema destaca sobre todo por el gran número de variedades de aves que han escogido el archipiélago para anidar. Este hecho convierte el entorno de Fernando de Noronha en la tercera mayor colonia de aves de todo el Atlántico Tropical Sur.
Junto con las amenazadas tortugas marinas (que todos los años acuden a la isla a desovar), conviven en Noronha especies introducidas por el ser humano, como el lagarto teiju, que fue traído para acabar con las ratas, pero pronto prefirió los huevos de aves y las cría de tortuga. El lagarto teiju constituye, así, un ejemplo más de la grave amenaza que suponen todas las especies introducidas en cualquier ecosistema, ya que compiten con las especies nativas, a menudo depredándolas y provocando su extinción.

Un lugar único y protegido

En este sentido, cabe recordar que toda isla es un ecosistema terrestre aislado del continente. Su biodiversidad varía de acuerdo con la superficie del lugar, su antigüedad, la distancia que la separa del continente o de las islas vecinas y la variedad de hábitats dentro de la propia isla. Estos factores generan un entorno único en el que evolucionan los animales –dando lugar a especies endémicas–, que generalmente no están preparados para competir con especies nuevas. En general, los grupos de animales terrestres que son más frecuente de encontrar en la isla se componen de insectos, crustáceos, aves y reptiles.
Fernando de Noronha recibió en 2001 un último impulso en su carrera por preservar su enorme riqueza natural, una vez que la UNESCO declaró las islas Atlánticas Brasileñas, entre ellas Fernando de Noronha, Patrimonio Natural Mundial.
Así, al abrigo de la explotación turística gracias a su condición de Parque Natural, Fernando de Noronha y sus gentes han conseguido dejar atrás siglos de historia convulsa, y constituir un bello lugar en el que celebrar la vida y su rica variedad.

A war fort in Fernando de Noronha - Brazil

Fernando de Noronha, Brazil - February 6, 2013: Airplane landing at Fernando de Noronha's airport. The island is considered the Brazilian Hawaii.

Low angle view from Praia do Cachorro ( Dog Beach) at Fernando de Noronha - Pernambuco, Brazil

Fernando de Noronha, Brasil - August, 15 2006: Dive boat and female diver, in free diving, in Sancho Beach

Brazil Pernambuco state Fernando de Noronha archipelago South West Bay razor-edged natural sea water pool overlooking the bay.

puffer fish in colorful coral in Fernando de Noronha , Brasil, Pernambuco



No hay comentarios

Añadir más