RAFAEL ARGULLOL

exclusive_magazine_rafael_argullol

Escritor y filósofo

Las vacaciones son para…
…explorar. Lo cual incluye explorarse a uno mismo desde la inactividad.

¿Qué hace en verano que no haga el resto del año?
Nada que no haga también el resto del año. Aunque el mar, que me es imprescindible, sí es para el verano.

Un rincón de España que le haya sorprendido.
En su momento me sorprendió Almería. Era un mundo atemporal. Pero ahora recomendaría lo que las guías no recomiendan.

Y uno del mundo.
La isla Fernando de Noronha, en Brasil. Era la viva imagen del paraíso. Aunque no sé si recomendarlo, para que no deje de ser un paraíso.

¿En qué país quería vivir cuando era pequeño?
En uno que se llamaba El Extranjero o que yo creía que se llamaba así. Reunía todo aquello que escapaba al pequeño mundo de la infancia. Por curiosidad.

¿Ha visitado ese país? ¿Es como imaginaba?
Lo he ido visitando al viajar de un lado a otro, y no imaginaba que fuera tan grande y variado. Todavía no he encontrado algunos lugares fantásticos que forman parte de él y que esperaba conocer.

¿Qué viaje soñado le queda por hacer?
Atravesar África en vertical desde o hasta Ciudad del Cabo. Con los años, África se ha hecho más difícil y más deseable.

¿Le atrae la idea de los viajes espaciales?
En su momento me atrajo mucho. Ahora doy más importancia a la calidad interior que a la distancia exterior.

¿Qué pesa más a la hora de decidir un destino?
El enigma que tenga y el magnetismo que aún pueda tener.

¿Hace algo peculiar en todos sus viajes?
Toco las piedras. Sobre todo las de las ruinas antiguas. Así formo una telaraña imaginaria que une los lugares.

¿Qué ha aprendido viajando?
Todo. Como el hijo pródigo. Alejarse es volver a casa y conocerse.

¿En qué está trabajando ahora?
Corrijo un texto que he escrito durante tres años.



No hay comentarios

Añadir más